Entrevista Ramon Caus Director Expoelectric b

 

 

 

Barcelona, junio de 2017.- En la séptima edición de Expoelectric, el evento vuelve a Barcelona el 11 y 12 de noviembre de 2017. Su Director, Ramon Caus, avanza sus principales novedades y habla de un sector, el del vehículo eléctrico, en el que la mejora de la tecnología de los vehículos, junto con la infraestructura de recarga, serán determinantes para conseguir el ideal eléctrico.

Expoelectric celebra este año su séptima edición. ¿Qué novedades presenta?
Las novedades más visibles para la ciudadanía son los nuevos modelos de vehículos presentes, así como una evolución de la e-Casa, donde los ciudadanos podrán ver y entender de primera mano qué es y cómo funciona el autoconsumo.

También cambiaremos los e-Coloquios, que es el espacio donde la ciudadanía tiene que interactuar con debates y charlas con los diferentes actores involucrados con la movilidad eléctrica y el autoconsumo, haciéndolos más participativos, dinámicos y plurales, con la intención de que sean un reclamo para el ciudadano para entender mejor qué es la movilidad eléctrica y la transición energética. A los organizadores también nos servirá para entender mejor qué dudas o problemas ve el ciudadano.

¿Cómo valoras la participación y el compromiso de las instituciones catalanas en el desarrollo de Expoelectric y sus objetivos?
Estamos contentos con la sensibilidad de las instituciones en el proyecto. Hemos hecho crecer Expoelectric entre todos y, además, este año se incorpora AMB, Área Metropolitana de Barcelona, como institución organizadora. Me hace especial ilusión ver cómo suman las instituciones en este proyecto y en el apoyo a la movilidad eléctrica y a la transición energética en general.

¿Cómo están respondiendo las empresas del sector del vehículo eléctrico?
En global, tanto los distribuidores pequeños como las grandes marcas cada vez valoran más el proyecto y hacen campañas, actividades y ofertas en el marco de Expoeletric, lo que nos beneficia a todos. Para Expoelectric, nuestra máxima prioridad es conseguir que todas las principales marcas estén presentes y en esto estamos focalizando todos nuestros esfuerzos.

Expoelectric cada vez destina más esfuerzos a las familias y a los más pequeños para que se familiaricen con el vehículo eléctrico desde bien temprano. ¿Se está haciendo suficiente pedagogía para conseguirlo?
Llevar a cabo un conjunto de actividades una vez al año para concienciar es poco, pero el objetivo es que, cuando la transición energética hacia el vehículo eléctrico y el autoconsumo se vaya imponiendo, los niños y niñas que hayan tenido contacto en eventos como Expoelectric sean los primeros en entenderla y aplicarla el máximo que les sea posible.

¿Cuáles son las preguntas más frecuentes que os formulan los ciudadanos que vienen a la feria?
¿Qué autonomía tienen los vehículos? ¿Qué descuentos tenemos? ¿Qué hago si tengo una plaza en un garaje comunitario? ¿Dónde puedo cargar el vehículo? ¿Cuánto tarda en cargar? ¿Funcionan igual que un coche “normal”?
Todas estas preguntas y más las contestamos a través de paneles informativos situados en la zona de información y también las comentamos y debatimos en los e-Coloquios.

¿El precio es un freno para decidirse a comprar un vehículo eléctrico?
Actualmente, hay muy pocos ciudadanos que se planteen tener un coche eléctrico como primera opción y es evidente que, como segundo coche o para tener otro coche además del primero, el coste es un freno. De todas formas, las cosas han cambiado. Con las bicicletas eléctricas pasaba lo mismo hace tres años y ahora son una prioridad de compra para un gran número de consumidores. Con la moto eléctrica estamos en pleno proceso de lo que ha pasado con la bicicleta: popularización y rebaja de precios. En breve le tocará el turno al coche.

¿Los incentivos para la compra de vehículos y la mejora de la infraestructura de recarga son los grandes retos que afronta el sector para poder crecer?
¡Es evidente! Tal y como muestran las relaciones que se han producido y se producen en diferentes países europeos, el desarrollo de la infraestructura de recarga va directamente ligado al despliegue de vehículos eléctricos.

En cuanto al tema de las ayudas, lo que necesita el sector es estabilidad y constancia. El comprador tiene que saber con qué cuenta, sea poco, mucho o nada, pero tiene que estar seguro de que siempre será así. Por el contrario, se producen puntas de demanda en periodos breves de tiempo. Evidentemente, cuando más grandes sean las ayudas más rápidamente introduciremos el vehículo eléctrico, pero no creo que sean -teniendo en cuenta los recursos limitados de los que dispone la administración- un factor determinante.

Pienso que la evolución y mejora de la tecnología del vehículo (básicamente en autonomía y velocidad de recarga) y de la infraestructura de recarga serán los factores determinantes.

¿Cómo es el parque eléctrico de Barcelona en relación con el de otras ciudades?
Se encuentra al nivel de las ciudades europeas más avanzadas en estos temas. Ha sido una apuesta transversal de todos los gobiernos municipales y esto se refleja en resultados. Aproximadamente un 50% de la flota de vehículos del ayuntamiento es eléctrica y algunos de los contratos adjudicados recientemente ya se hacen únicamente con vehículos eléctricos. A nivel de infraestructura de recarga, hay bastantes puntos y el mantenimiento es bueno. Además, es gratuito, como está pasando en las mejores ciudades de Europa.

Donde vamos un poco más retrasados es en el porcentaje de vehículos eléctricos del parque móvil. Aunque Catalunya en general y Barcelona en particular tienen mejores cifras que el resto de la península, tenemos que seguir el ejemplo de los países europeos más avanzados y, en este punto, aún queda mucho trabajo por hacer.

¿Qué asignatura pendiente tienen Barcelona y Catalunya en el impulso del vehículo eléctrico?
Hace falta concienciar, dar información y seguridad al usuario. Catalunya, además, tiene que desarrollar su infraestructura de recarga. Justo por este motivo ya tiene en marcha un plan, el PIRVEC, impulsado por el Instituto Catalán de Energía, que quiere dotar a la red viaria catalana de estaciones de recarga rápida estratégicamente situadas.

Desde tu experiencia como usuario de un vehículo eléctrico, ¿qué le dirías a una persona que esté dudando entre comprarse un vehículo convencional y uno eléctrico?
¿Cuántos kilómetros haces cada día habitualmente? Si la respuesta es menos de 150, le diría que no lo dude. Si el problema es el precio, le diría: ¿Dónde vives? Y, a partir de aquí, veríamos qué se podría ahorrar en “combustible”, mantenimiento, peajes o aparcamiento.

Y, a todos en general, les diría que probar un vehículo eléctrico hoy en día tiene un problema, que no podrás dejarlo. Me pasa incluso a mí que he sido piloto, que he hecho muchos kilómetros con vehículo térmico y que ahora, siempre que puedo, me muevo hasta mi destino en vehículo eléctrico.